ego espiritual, enemigo o buen amigo?

Hay un ¨patrón¨ en la vida de aquellos que hemos comenzado a explorar el camino de la consciencia y la espiritualidad, algunos lo hemos tocado, otros no, pero en general es una condición que es difícil reconocer cuando estamos parados encima de ella y es hasta que ganamos un poco de perspectiva y nos observamos a nosotros mismos que alcanzamos a apreciarla, ya sea en nosotros o en el reflejo que otros nos proporcionan.

A ese patrón se le llama por ahí: EGO ESPIRITUAL pero si somos honestos es simplemente EGO en otra de sus muchas formas.

Es el EGO de siempre pero ahora posee la cualidad camaleónica que le otorga el discurso espiritual. Es el EGO con un ropero de disfraces nuevos donde ahora puede verse más lindo y pasar más desapercibido cuando anda por ahí haciendo de las suyas.

No es que el EGO sea el enemigo o que tengamos que acabar con él, es que él muta con nosotros porque la razón de su mera existencia es la misma que sostiene a la nuestra. Tener un YO es tener un EGO y a menos que dejemos de existir como una identidad entonces él será nuestro fiel compañero de aventuras en esto que llamamos experiencia humana. Es la forma en cómo nos relacionamos con él, lo que lo hace tener un potencial destructivo o constructivo.

Lo que es interesante del EGO ESPIRITUAL es que en esa faceta se ha disfrazado tan bien que creemos que lo hemos trascendido y sólo es cuando prestamos mucha atención que nos damos cuenta que es ese pillo el que anda susurrándonos al oído cosas que queremos escuchar.

Hay diferentes formas de cómo podemos reconocerlo para que a través de su reflejo podamos seguir creciendo y evolucionando sin estancarnos en la ilusión de creer saberlo todo. Cómo podemos saberlo todo si la consciencia se expande momento a momento con cada uno de nuestros pensamientos y nuestros actos?

Una de las formas para poder reconocerlo es cuando en tu diálogo ,interior o exterior, crees ser la persona poseedora de la de la verdad o la persona con un grado incuestionable de experiencia. En ese diálogo es como si le estuviéramos diciendo al Universo: “TENGO todas las experiencias necesarias, tengo las manos llenas de sabiduría, verdades, herramientas, etc…. y NO TENGO espacio para más porque lo he conseguido todo”. Es el arquetipo del maestro dominando al del alumno.

Cuidado, porque si no estás atento y no te descubres en ese acto, te puedes estar cerrando a las infinitas posibilidades de seguir aprendiendo y expandiendo tu consciencia mucho más allá de lo que alcanzas a observar ahora mismo, te puedes estar cerrando a la magia de la vida.

ENHORABUENA si por el contrario, el arquetipo del alumno y el del maestro coexisten en equilibro dentro de ti y eres capaz de observarte y llevar las manos y la consciencia al corazón e integrar todo eso que haz logrado y volver a extender humildemente las manos receptivas para seguir recibiendo aquello que la vida te ofrezca para seguir enriqueciéndote. Es en este momento cuando tu EGO ESPIRITUAL se convierte en tu gran aliado, es cuando lo miras de frente que él te permite ver aquello que ya no te deja crecer más y a eso le podemos llamar: un buen amigo.
 

Publicado por SANDRA CAMARENA GARCÍA
Soy una buscadora de las verdadES. Tengo formación profesional como Psicóloga con enfoque humanista y transpersonal. Durante varios años he estudiado diferentes modalidades de sanación holística, desd...
OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG

DESNUDO EMOCIONAL: AMOR INCONDICIONAL

CRECIMIENTO PERSONAL

SANDRA CAMARENA GARCÍA - 12/02/2020


Te hace ruido la imágen del artículo? Amar lo bello de la vida es fácil, amar lo que escondemos es una maestría...

JOAQUÍN PHOENIX, MEJOR ACTOR 2020: USAR NUESTRA VOZ POR LOS QUE NO LA TIENEN...

NUEVO MUNDO

BOSQUE DE LUZ - 10/02/2020


Un discurso donde nos habla no de lo que nos separa sino de las causas que nos unen...

CUÁNTICA Y ESPIRITUALIDAD. CREA TU REALIDAD DE FORMA CONSCIENTE

ESPIRITUALIDAD

MAY - 03/02/2020


La conexión entre la cuántica y la espiritualidad hoy es un hecho, los científicos cada vez nos dan más fundamentos de ello